viernes, 9 de septiembre de 2011

La llegada de la niña

Este parto fue totalmente diferente a los otros dos, a pesar  de ya tener la experiencia de  partos en casa  cada bebé decide llegar de manera distinta al mundo.

Eran como las 9 de  la noche, regresábamos de una fiesta infantil  cuando comencé a sentir  contracciones un poco fuertes, pero muy espaciadas así que lo tome con calma, y también llegue a pensar que era el estrés. Más tarde  como a las 2 am me despertaron un hilo de 3 contracciones muy fuertes de plano ya no me pude dormir y por la forma en la que me levante mi amore se despertó y se mantuvo a mi lado, aun eran muy espaciadas pero muy intensas.  Decidimos  llamar a la partera a las 4 am,  cuando llego tenía 3 cm y las contracciones eran muy irregulares así que nos pidió que me bañara y acostara haber si se regularizaban, se quedo aproximadamente una hora y media pero seguíamos igual y quedamos en avisarle si había cambios.

Las contracciones ya no pararon y cada vez se hacían más intensas pero sin ritmo, desde las  8 am hasta las 12pm me mantuve en la pelota, incluso ahí desayune, ni acostada ni parada las soportaba, pero para esa hora ya estaba cansada y decidí acostarme si empezaban a tener ritmo que mejor, lo bueno es que pude dormir dos horas con una sola interrupción de dolor. Ya a las 2pm me levanto el dolor y sentí como salía el tapón mucoso justo ahí pensé  de hoy no pasa. Me volví a bañar  tratando de conseguir que se regularizaran las contracciones y lo único que conseguí fue  que se intensificaran…..

Para las 4 tenia contracciones cada 6 min en promedio así que le volvimos a llamar a una de las parteras, yo ya estaba instalada en la pelota en el baño, mi amore quería que me moviera a la tina porque ya teníamos previamente preparado un rebozo desde el techo para intentar que pariera parada con la ayuda del rebozo,  pero yo de plano no quería moverme de mi pelota. Cuando llego la primer Guadalupe intente colgarme del rebozo para ver si avanzaba un poco más rápido con la ayuda de la gravedad, cosa que si ayudo ya que salió lo que quedaba del tapón sin embargo las contracciones eran demasiado para mí y después de solo dos me regrese a la pelota. 

Me dieron de comer mangos con yogurt, miel nueces y arándanos, ¡no podía creer que había olvidado comer! Gracias a eso retome un poco la energía.

Todo el tiempo Mi Amore me acompaño e hizo el transito más llevadero, al pobre le llegue a pegar a puño cerrado, le aplaste la mano, la pierna, bueno creo que hasta me colgué de sus pantalones, el siempre sin quejarse y solo dándome su amor  y haciéndome reír  con sus dones de comediante.
Más tarde como decidimos checar como íbamos y la gran noticia fue que ya tenía 9 cm, uff sentí un gran alivio, todo ese dolor si estaba llevando a algo. 

Tanto las Guadalupes como mi amore querían que intentara con las silla de parto en el cuarto, pero yo de necia no quería soltar la  pelota, hasta que visualice que ahí no podía salir la bebé y accedí a  que la llevaran al baño en cuanto me pase con las contracciones empecé a pujar por instinto, una de las Guadalupes me tomo de los brazos, yo me agarre del rebozo y mi amore ya estaba preparado abajo para recibir a su hija.
En cosa de tres contracciones a las 7:40 pm salió la bebé con todo y bolsa incluida, se rompió ya afuera, traía el cordón cortito, así que no pudo pegársela a la piel como él quería, pero me la puso encima, esperaron a que dejara de latir el cordón para cortarlo y enseguida la tomo su papá, intentamos que se pegara al pecho, pero de plano ella no quería… la dejamos por la paz.

Lo más difícil para todos venia en camino, no esperábamos que me desmayara, pero así fue yo realmente disfruto mucho cuando me desmayo, pero obviamente no es bueno, la placenta salió completa y me tuvieron que cargar al cuarto porque después de tomar agua, miel y un poco de chocolate me volví a desmayar.

Ya en el cuarto me empecé a sentir un poco mejor, pero tenía la presión en el suelo y seguía sangrando, me dieron más mango, miel y oxigeno. A pesar de esto me desmaye de nuevo así que decidieron ponerme un suero y me empecé a sentir mejor, en cuanto se acabo empezamos con la lactancia y a disfrutar la llegada de mi niña.

Mis niños hermosos se portaron super  bien todo el día, mi segundo hijo en una contracción, donde su padre había ido a fumar se acerco a abrazarme y preguntarme si estaba bien, me acariciaba la espalda diciendo “sana sana colita de rana—ya esta, ¿te sientes mejor?” nunca se me va a olvidar.    El mayor se mantuvo un poco al margen, entro varias veces a ver si ya había nacido el bebe.

4 comentarios:

Vivi de MamásyBebés dijo...

disfrutas desmayandote? O.o

que relato, muy fuerte!!

-Nydia- dijo...

En este caso si lo disfrute por que me sentia super relajada y tranquila, como que mi cuerpo descansaba.

Paola* dijo...

Que fuerza mujer!!!! Definitivamente cada parto es único! Gracias por compartir tu relato!!

-Nydia- dijo...

Paola* Gracias! tuve mucho apoyo.